El Papa Francisco se ha interesado por toda la realidad de Canarias y se le ha entregado un completo dossier sobre la dura situación migratoria en el Archipiélago

«Esta visita para mí es positiva para meter una luz y una esperanza para que Canarias no se encuentre sola ante este problema de la migración”. Son las primeras palabras de José Mazuelos, obispo de Canarias, tras el encuentro con el Papa Francisco este lunes en el Vaticano.

La delegación estaba formada por los tres obispos de las Islas Canarias: Bernardo Álvarez, de la diócesis de Tenerife, José Mazuelos de la diócesis de Canarias, Cristóbal Déniz, obispo auxiliar de la diócesis canariense, y cuatro representantes del gobierno canario encabezados por su presidente, Fernando Clavijo.

El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, ha subrayado que “la visita ha sido muy agradable”: “El Papa se ha interesado por todas las cuestiones de la migración y especialmente ha hablado personalmente con el presidente de gobierno de Canarias, que le ha dado todos los informes precisos y la visita ha sido muy estimulante y acogedora”.

El obispo de Canarias, José Mazuelos, ha remarcado que la visita “para mí ha sido una alegría, ver como el Papa se interesa por toda la realidad canaria […] ha tenido un encuentro intenso y largo con el presidente”. “Ha querido tener un momento con él de hablar y compartir y después ha recibido a toda la delegación donde hemos expresado la realidad. Le hemos dado un informe sobre la migración de Canarias que él ha acogido con ilusión y cariño”, ha afirmado Mazuelos.

Tras la reunión con el Papa, Mazuelos ha podido comprobar como el Papa Francisco “está al día de esta realidad y por eso esta visita para mí es positiva para meter una luz y una esperanza para que Canarias no se encuentre sola ante este problema de la migración y espero que esta visita del Papa ayude a abrir las puertas, no solamente al gobierno español, sino también a Europa”.

Por su parte el presidente de Canarias, Fernando Clavijo,ha calificado de “maravilloso” el encuentro con el Pontífice. Según el jefe del Ejecutivo canario Francisco ha reconocido la solidaridad del pueblo canario con los más débiles, y “nos ha trasladado que reza porque el problema se resuelva”.

Clavijo ha señalado que el Papa ha hecho hincapié en el que el fenómeno de la migración en África se debe resolver en el propio continente, siendo para ello necesarias “políticas de cooperación y de desarrollo en África”.

El presidente de Canarias ha lamentado que la ruta atlántica es “altamente mortífera”, recordando que en el 2023 llegaron a las costas unas 40.000 personas, constituyendo el 70% de los migrantes que llegaron a España: “Cada día 16 personas mueren intentando encontrar un futuro mejor”, ha subrayado.

Fernando Clavijo ha agregado que el Papa Francisco es un alto conocedor de la situación que se vive en Canarias con los flujos migratorios: “Desde luego es muy consciente de la peligrosidad de esa ruta atlántica, y espera que esta visita ayude a que las instituciones europeas y el Gobierno de España tomen conciencia sobre la realidad de África que con sequias, guerras e inestabilidad política es un asunto que o se trabaja seriamente con cooperación o va a continuar”, ha expresado.

Sobre una hipotética escala del obispo de Rompa en Canarias, Clavijo se ha limitado a decir que han invitado al Santo Padre: “Le hemos transmitido ese deseo y anhelo”. En cuanto a los regalos, Clavijo ha informado que le han entregado a Francisco “un librito con una carta de niños inmigrantes con su agradecimiento al Papa y le hemos entregado una bula papal de 1462 por el que se autorizaba al obispo de aquel momento excomulgar a aquellos que esclavizasen a los aborígenes”.